Saltear al contenido principal
Menú
Dolores, Síntomas Y Malestar: ¡¡Cuando El Cuerpo Grita Los Cambios Son Urgentes!!

Dolores, síntomas y malestar: ¡¡Cuando el cuerpo grita los cambios son urgentes!!

Con frecuencia leemos en multitud de páginas y grupos, conceptos como crecimiento personal, meditación, cambio de hábitos… todos ellos nos prometen una mejoría sustancial en todo aquello que nuestro cuerpo grita a diario en forma de síntomas limitantes.

Así, cargar con una mochila llena de frustraciones, penas, rencores, fracasos… nos hace llegar a una vida adulta que, en lugar de ser plena, es una lucha diaria contra el reloj, los símbolos, las deudas y nuestros pares.

Para empezar tengamos en cuenta que toda opción implica una renuncia.  La responsabilidad implica estar dispuesto a aceptar el “lado B” de tu decisión.  Por ejemplo:

Tienes un trabajo que no te gusta, no estás en casa en todo el día, no ves a los niños, no tienes ningún control sobre tu núcleo familiar y además, tu sueldo no da para nada y tienes un clima laboral pésimo.

El lado A de cambiar de vida e iniciar un negocio propio está en la ganancia de tiempo, la toma de contacto con la familia y la libertad pero… ¿qué hay del lado B? es ese lado B el que nos aterra y nos mantiene atados a una zona de confort perversa que nos va desgastando de forma feroz

Cuando la salud falla, cuando nos duele la cabeza, los huesos, los músculos, cuando tenemos taquicardia sin saber por qué o ataques de rabia profunda que nos dejan agotados, cuando las comidas nos sientan mal y de pronto nos damos cuenta que hemos transformado las noches de mal sueño en un patrón, ES NUESTRO CUERPO EL QUE NOS GRITA  que los cambios son URGENTES

nos dice que más allá de lo físico, de atacar la migraña o cortar del dolor, hay algo en nuestra vida que nos está deteriorando y, mientras no nos hagamos cargo, estarnos viviendo la misma situación de fondo una y otra vez, cada vez más cansados, cada vez más enfermos, cada vez con menos energía.

¿Cómo cambiar de hábitos de 4 pasos?

  1. Cubre las necesidades básicas
  2. Toma la decisión
  3. Ejecuta
  4. Aquí ya pasamos la línea de no retorno no queda más que seguir

Hacer las paces con nuestro niño interior, perdonar todas aquellas situaciones o personas cuyas heridas cerraron mal y dedicar tiempo a conocernos y saber qué es lo que nos está pidiendo nuestro cuerpo con cada síntoma, es un trabajo ineludible, hazlo delante del espejo, háblate.

Para lograrlo, unos consejos finales;

  1. Dedica 10 minutos al día a estar contigo mismo
  2. Conecta con los elementos; pon los pies descalzos en la tierra, moja tu cara y tus manos, siente el viento, conecta con la naturaleza
  3. Sal, cambia de aire, de entornos, de actividad
  4. Aprende algo nuevo cada día
  5. Siempre agradece por lo que tienes

¿Nos cuidamos? ¿Conversamos? ¿Cambiamos? ¿Decretamos?

#yonomemareo

#mesientobien

Comentarios

Volver arriba