Saltear al contenido principal
14 Acciones Para Gestionar Las Emociones Y Vivir En Salud

14 acciones para gestionar las emociones y vivir en salud

Gestionar las emociones, difícil tarea…

Gestionar las emociones y vivir en salud en un mundo complejo, un mundo en el que sentir y manifestar no es saludable… un mundo en el que “no tener” es excluyente… un mundo en el que la confianza en las personas, instituciones, organismos y hasta en nuestros pares… es cada vez menor y todo eso nos enferma…

Parece imposible separar nuestro equilibrio emocional de nuestra salud física, ¿cierto? Necesitamos aprender, retirarnos a ciclos de introspección que nos permitan conocernos, identificarnos y autosanarnos.

En 1959 se realizó una investigación recogida en el libro “tratado de medicina psicosomática” en la que se analizaron individuos sanos que al ser entrevistados manifestaron distintos trastornos generales persistentes; dolores de estómago, estados de ansiedad, mareos, náuseas, vértigos, sofocos, insomnio, taquicardia, migrañas dolor y tensión de articulaciones. (http://www.psicostasia.com/Rev04.htm)

Partiendo de la premisa que la salud solo se considera cuando estamos en completo estado de bienestar; físico, mental y social y, aceptando el hecho de que, síntomas físicos comunes aparecen como estado de alerta ante un desequilibrio emocional, vamos a analizar cuáles son las 14 acciones, para gestionar las emociones y vivir en salud.

1. Vive… Parece lógico, pero… ¿Cuántas veces se nos olvida vivir? Agradecer por estar vivos. A medida que transcurre el tiempo, debemos ser capaces de desterrar de nuestro baremo de tensión las situaciones cotidianas, suceden todos los días y, definitivamente, no pueden condicionar nuestra salud. Despierta y da las gracias!!

2. Autoconocimiento… Una serie de sucesos fabulosos suceden cuando nos tomamos el tiempo para conocernos, definirnos y clarificar nuestra escala de valores y objetivos. El autoconocimiento es esencial para gestionar las emociones positivamente.

3. Cambia TU mundo… No pretendas cambiar al mundo y a las personas, se amable y no entres a debatir qué y cómo son los demás, acepta… Así nos mantenemos en el lado positivo.

4. Aprende, edúcate… Si existe algo fascinante y enriquecedor es mantener al cerebro ocupado en nuevos desafíos. El acceso a la información de forma libre e inmediata que nos permite hoy Internet y las redes sociales, transforma los procesos de aprendizaje en enriquecedores a nivel interno y social, aprendemos compartiendo intereses, ¡¡nos relacionamos!!

5. Resiliencia… Sin duda alguna una cualidad a cultivar a diario… Dominar el arte de la resiliencia es sinónimo de calidad de vida. Se conoce como la cualidad para aceptar los contratiempos y enfocarse en la respuesta y el resurgir a través del desarrollo de la creatividad. ¡¡Si somos resilientes, tenemos capacidad de adaptación!!

6. Pasiones… Cuando te educas, aprendes, desarrollas resiliencia y dedicas tiempo al autoconocimiento, eres capaz de identificar qué te apasiona hacer y sobre ello, construir tu profesión y forma de vida. ¡¡Hacer lo que uno ama, es un poderoso elemento de equilibrio mental y físico!!

7. Detente y mira. Siii qué falta nos hace … ¿Cuánto tiempo hace que no te quedas absorto viendo moverse los árboles con la brisa? ….¿Cuánto tiempo hace que no estás 100% enfocado en lo que sientes al poner los pies sobre el jardín mojado o la arena caliente de la playa? … Detente y mira… siente, conecta con los elementos, practica siempre que puedas y en cualquier contexto el aquí y ahora. ¡¡Un día a la vez!!

8. Perdona… Todos tenemos una historia, todos tenemos una espina, un rencor, una relación tóxica no superada.. empieza perdonando, entiende, desde tus ojos de hoy, que esa persona hizo lo que supo, pudo o surgió en ese momento y perdona!! Al perdonar sanamos de forma inmediata porque dejamos de cargar con una emoción negativa. Perdonar no implica volver a incluir, perdonar implica soltar, sin rencor.

9. Fuera culpas… Mártires siempre… Si de algo somos capaces las personas es de sabotearnos a nosotros mismos. Deja atrás las culpas, no eres una máquina, ¿Te equivocaste? Aprende y a otra cosa.

10. Agradece… No importa lo que falta … Uno de los mejores momentos del día debe ser el momento de recogimiento, ese en el que todas las personas y personitas que comparten tu vida, están recogidos, calientes y sanos… ¿Qué falta? No importa.. ¡¡Identifica lo que tienes y se agradecid@!!

11. Tus valores… Palabra, confianza, honestidad, entrega… Ten siempre presente tus valores, ponte en el lugar del otro, di cuanto amas, resuelve los conflictos dando lo mejor de ti.

12. Se Responsable… Este es sin duda uno de los más complejos de lograr, salir de la zona de confort y propiciar desde la proactividad y la persistencia, nuevos escenarios que nos hagan ser mejores personas y sentirnos mejor con nuestro entorno y nuestra vida, es esencial para alcanzar la salud plena. ¡¡Seamos responsables, debemos trabajar mucho para lograrlo!!

13. Di «No»… No te hagas cargo de todo, después generamos expectativas que nadie conoce y nos frustramos al no tener la respuesta que sólo nosotros sabíamos que esperábamos. Aprende a decir no, es muy sanador.

14. Medita… Somos lo que pensamos, nuestro entorno es tal y como lo concebimos y lo peor de todo, es que no somos conscientes porque todas esas respuestas, procesos y desbordes se producen a nivel de subconsciente. Cuando meditamos nuestra mente para, descansa y renueva energías. Meditar es como encontrar el botón pause de nuestro cerebro, hazlo todos los días, no importa el resultado, aunque no lo creamos, cada vez que respiramos profundamente y nos dedicamos a meditar por 15 minutos, estamos aquietando nuestras emociones y con ello, avanzando hacia la salud plena.

Gestionar las emociones, nuestra tarea diaria… ¿Qué opinas? …

¿Trabajamos junt@ hacia la salud?… ¡¡Sintamos… pero “bonito”!!

#yonomemareo #mesientobien

¿Quieres saber más? Te esperamos en:

Facebook
Instagram
Twitter
Linkedin
Google +
Pinterest
Web

Comentarios

Volver arriba